Archive for 24 diciembre 2007

Árboles, ¿solo eso?

24 diciembre 2007

Fragmento final del artículo de costumbres publicado en la entrada anterior

Sentada yo aún en mi banco, en silencio, vi acercarse poco a poco a Clara, el reflejo del espejo de mi ser. Ella, a mi lado ahora y su siempre sonrisa iluminando el recoveco donde estamos.

– Lo has vuelto a hacer.

De su boca, junto con sus palabras, escapa también un aliento que, congelado en apenas unos segundos, se esparce, teñido de blanco y desaparece moldeándose antes en mil y una formas en la grandeza de la plaza, igual que los corazones de la sociedad que siempre nos ha rodeado, fríos, congelados y con ansias de pasar desapercibidos, moldeándose para parecer idénticos a los del resto y no destacar, no ser la oveja negra del blanco rebaño.

– Ya.
– Están preocupados.
– Dime, mira a tu alrededor, que ves?
– No saben donde estás, ni con quien – desplazando la cabeza hacia ambos lados, piensa, con desdén «Nunca vas a cambiar» –. Árboles, veo árboles, simples árboles.
– Árboles, cierto, estamos rodeadas de solo unos pocos de ellos. Pero, cierra tus ojos un momento, atenta, imagina que estamos en medio de más árboles, muchos más árboles… estamos sentadas en un banco, en el mismo que ahora, pero en medio de un campo repleto de limoneros. Limoneros por todas partes, limoneros por delante, por detrás, a nuestros lados… todos veteados de amarillo y en medio de ellos, un naranjo. Un naranjo, sí, que criado en medio de ellos ha pasado desapercibido hasta que sus características innatas han florecido, han salido a la luz, en vez de nacer en el limones han dado naranjas, no limones, naranjas. ¿Puedes imaginar lo que supone? De él se esperaba que siguiera el ejemplo, que imitase el modelo considerado más correcto por los demás y no ha cumplido, no ha dado limones, por lo que seguramente el dueño del limonar lo sustituya por otro limonero o no lo cuide como debería… así pasa hoy en día, todos somos limoneros, pero, ¿y si algún naranjo nace? ¿Y si se niega a querer dar limones?

 

Nuestra conversación no tiene mucho significado para ella, por lo que decido callarme y seguir merodeando por los caminos de mis pensamientos. Aunque si algún día llegase a comprender mis pocas palabras, ¿qué podría hacer ella? ¿Qué podría hacer yo?

En un banco de madera… y todo lo que ello supone

19 diciembre 2007

Trabajo de literatura que trata de redactar un cuadro de costumbres como si vivieras en la época costumbrista imitando el estilo de Larra. Sinceramente, creo que podría haber salido mejor, igualmente os lo dejo a continuación:

 

(more…)

16 de diciembre de 2007

17 diciembre 2007

HistoriaAhuyentadas por un golpe seco, ellas, después de nacer en mí y de haberlas mimado tantísimo, levantaron el vuelo y restaron perdidas por partes recónditas, donde lo único que hacían era buscar desesperadas la salida que una tan esperada luz señalaría. Ese golpe apagó, de repente, también a sus hermanas luciérnagas, por lo que no podían resultar un punto de apoyo en la tan lúgubre oscuridad. Restaron, como dije antes, perdidas y separadas hasta que, en pleno ojo del huracán, volvieron siguiendo a una luz débil, suficiente para regresar donde estaban, volvieron tristes, vacías y algo cambiadas: sus alas ya no transmitían el resplandor de tiempo atrás.

Después de la tormenta, dicen, viene la calma, y así quedaron quietas e hibernando durante un tiempo… el mismo que tarda lo roto en arreglarse y el sol abrirse paso frente a las persistentes nubes de tormenta.

Pero un día, en una de esas charlas interminables, en medio de una broma o quizás un chiste, o un malentendido malicioso provocado por el doble sentido de alguna palabra o frase una hermana de ellas se encendió, así, como quien no quiere nada, se encendió desprendiendo un poco de calor, poco intenso pero justo para provocar el despertar de otra y así, poco a poco y sucesivamente con todas y cada una de ellas. Las mariposas, inundadas paulatinamente por esa luz, cambiaron sus tristes colores por otros tantos más brillantes y bonitos que nunca que forman parte del arco iris.

Y ahora, en pleno invierno entenderás el porque no paso frío: una primavera ha nacido dentro de mí.

¿Algún sitio para comer decente en Sabadell que no sea el Viena?

13 diciembre 2007

Harta de comer en el mismo restaurante cada vez que me quedo algún mediodía a Sabadell (más que nada, por seguridad de injerir alimentos en condiciones que no destrocen mi sistema digestivo de una sentada) me he dedicado a preguntar si alguien sabia de algún establecimiento en condiciones.

Mi amiga y vecina Alba no ha dudado en responderme, hasta me ha hecho un mapa :

Super Mapa

Demasiado tentador para no colgarlo…

EDIT: si teneis el mismo problema que yo, visitad http://restaurantesabadell.com/localidad/sabadell. Gracias Juan por el comentario. =)

Hoy, día N

12 diciembre 2007

Siento la tardanza, pero con tanto examen no he tenido casi ni tiempo de escribir, y lo que escribía no me acababa de convencer… así que aquí os dejo un trocito de algo que anteanoche redacté, no es de los mejores que he hecho, a ver que os parece.

EspejoHoy, día N, escribo estas pocas (o bastantes) palabras mezcladas con las lágrimas de mis ojos y los rubíes de mi corazón para anunciar que sí, después de no muchas hazañas pero unas cuantas peripecias me he visto, por primera vez, en el reflejo del espejo de mi alma, desnuda y con un corazón en la mano que latía, sin parar, al compás del ritmo que con calma dirijía mi alrededor. Una olor conocida en un pañuelo blanco despertaba en mí 1001 emociones, 1001 reacciones y 1001 ritmos diferentes, que siempre rápidos; mientras que una canción provocaba rabia, enfado, tristeza y desilusión, apretándose mi pobre corazón contra si mismo, tan fuerte, que solo la olor anterior podía salvarme del mar de ideas y contradicciones que emanaban rápidas y confusas por mi mente. Errores, ay de ellos, gracias por hacerme pasar malos ratos, gracias por, de vez en cuando, hacer vibrar las melancólicas notas de esa triste canción… porque, si no, ¿cómo podría haber alcanzado la lección que querían transmitirme?

Se apaga la luz por unos momentos.

Atención, la imagen cambia, pero, mi corazón… ¿Dónde está mi corazón? Examino con detalle cada rincón, no lo veo… Ay, pobre de mi, ¿quién ha conseguido robarme eso que a tan poca gente muestro? Inspiración, inspiración… ¿solo vuelves a mi cuando eso ocurre?